7 thoughts on “Tatsugoro Matsumoto”

  1. Como la opción más esperada, si los árboles de cerezo no eran/son posible para el clima de México, me parece una buena idea sustituirlos con árboles de Jacaranda, ya que florecen en el mismo tiempo que los de cereza y además pueden recordarnos de Japón por su color muy vivo :))

  2. En mi opinión, eso fue una idea genial. Traer las jacarandas a México y regalar una pieza de la naturaleza a otro podría profundizar las relaciones mutuas. De esta manera, siempre se puede encontrar alguna conexión entre los países y también entre los pueblos

  3. Generalmente los jardines japoneses son bien conocidos en todo el mundo, así que es muy buena idea representar este país a traves de árboles de Jacaranda en un jardin, donde los visitantes también pueden gozar el aire fresco con sus amigos o familiares.

  4. No sabía que las jacarandas de CDMX son simbulos de amistad con Japón, pero si, tiene razón. Aunque los colores son diferentes, es una maravilla a ver CDMX en la primavera por un avión. Hay gotas de morada en cualquier lado, y todo parece un jardín. Y todo gracias a un solo inmigrante japonés, Tatsugoro Matsumoto.

  5. Es bueno que haya amistad entre países. Es genial que los países sean amigos y no estén en guerra. La jacaranda está floreciendo como el cerezo de Japón cada abril. Creo que la idea de traer la jacaranda a México fue una gran idea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *