LOADING

Compartamos nuestra mesa

Profes de CEPE-Polanco*

Compartamos nuestra mesa

Como parte de los cursos de lengua y cultura del CEPE-Polanco, desde hace algunos años organizamos diferentes actividades extra clase en las que la comunidad estudiantil tiene la oportunidad de mostrar rasgos de su cultura y, al mismo tiempo, interactuar con estudiantes de diversas partes del mundo en torno a temas que son de su gusto e interés.

El pasado mes de abril llevamos a cabo, una vez más, la actividad “Compartamos nuestra mesa”. Esta actividad es la versión online de la ya tradicional “Muestra gastronómica” que se organiza en CEPE-Polanco. En la modalidad presencial, esta actividad consiste en llevar a la escuela un platillo salado o dulce, o una bebida típica de sus lugares de origen para compartir con estudiantes y profesores del CEPE-Polanco. Para darle un toque tipo concurso, después de degustar los platillos en el patio de la sede, se realiza una votación y los ganadores en cada categoría se llevan un premio sorpresa. En la modalidad en línea, la actividad se ha adaptado y en lugar de probar los alimentos que cada quien lleva, las y los estudiantes presentan su platillo a compañeros y compañeras de otros cursos y comentan cómo se prepara, la historia de ese platillo, si se consume en alguna fecha en especial o algún otro dato de interés en torno al mismo.

         En el curso Trimestral de Primavera-2, los grupos de los cursos Español 5 —a cargo del profesor Gonzalo Lara— y Español 4 —a cargo de la profesora Rebeca Cabañas— se unieron en una sesión vía zoom y pudieron conocer y, digitalmente, saborear postres y guisados de distintos rincones del mundo. Acompáñennos y vamos a ver “qué es lo que se cuece” o se coció, mejor dicho, en esta sabrosa actividad.

 

Para desayunar

Desayunamos estilo rusoMargarita, estudiante de Rusia, presentó unos tradicionales panecitos rusos horneados llamados syrniki. Son típicos de un desayuno ruso, ucraniano y bielorruso, afirma. Se pueden acompañar con frutos rojos y es muy frecuente encontrarlos en la mesa mañanera de estos países. Para esta misma hora del día, Milena, de Alemania, acercó unos bocadillos empanizados rellenos de ciruelas que pueden ser tanto dulces como salados, llamados zwetschgenknödel. Erkan, de Turquía, ofreció todo lo que se necesita saber para preparar un nutritivo arusi, compuesto de granos, cereales y yogur. Los detalles para elaborar este platillo los encuentran con más detalle en Arusi, en la sección Alimentos y bebidas.

 

¿Almorzamos?

Avanza el día y “ya hace hambre”. Es momento de empezar a preparar unas calabacitas rellenas libanesas en caldillo de jitomate sugeridas por Paul, estudiante de origen libanés radicado en Australia. Hay que tener cuidado, porque, como dijo Paul, las calabazas no son una “bomba”; no queremos que exploten en el horno, advirtió, y lo mejor es abrirlas cuidadosamente con un descorazonador para integrarles el relleno, que incluye arroz, jitomate, cebolla, perejil y bajar, un condimento típico de estas tierras.

 

¡A comer!

¿A qué hora es la comida fuerte en tu país? Si estás en México, hacia las 2 o 3 de la tarde prepárate para degustar unas sabrosas tortitas de arroz ofrecidas por Debbie, originaria de Corea del Sur que, como las calabacitas libanesas, van acompañadas de un caldillo de jitomate. Es un platillo muy fácil de preparar en México, pues ella radica en el Estado de México y, comenta, no le ha costado trabajo elaborarlas con la familia mexicana con la que convive. Pero si quieres probar algo diferente, Hanako, de Japón, agrega al menú una suculenta sopa que en japonés conocen como “padres e hijos” ¿Por qué se llama así? Porque incluye pollo y huevos, es decir, padres (el pollo) y sus descendientes (los huevos). Para que el caldo agarre buen sabor, vas a necesitar shichimi, una mezcla de especias japonesas que incluye chile, jengibre y otras especias más. Una variedad de esta sopa se prepara con otros “padres e hijos”, como el salmón y la hueva del mismo.

 

Un postre, para terminar

Irina, de Rusia, llegó con un pay de manzana instantáneo. Si mezclas diferentes tipos de manzanas, asegura Irina, consigues un sabor variado y más interesante. Pero hay más: Katie, de Estados Unidos, trajo un crisp, un postre crujiente que por encima es como una especie de galleta con sabor a vainilla y canela y por debajo fruta horneada de temporada, como fresa, que puedes mezclar, por ejemplo, con ruibarbo, para darle un sabor singular.

 

Esperamos que este recorrido gastronómico internacional te haya despertado el apetito y también las ganas de compartir tus recetas favoritas para que lectoras y lectores de distintas partes del mundo tengan la oportunidad de probar los sabores de tu país.

 

¡Buen provecho!

*Rebeca Cabañas y Gonzalo Lara.
 Profesores de CEPE-Polanco, UNAM. Ciudad de México

 

Imagen 1: zwetschgenknödel con receta original (a mano) de la abuela de Milena.

Imagen 2: panecillos syrniki, presentados por Margarita.


Visiten el blog de la revista, donde podrán escribir opiniones y comentarios de este artículo:
http://www.floresdenieve.cepe.unam.mx/blog/index.php/2022/06/14/compartamos-mesa/