LOADING

Una provincia de Canadá escondida que merece ser conocida

Lucie Boily*

La provincia de Canadá que merece ser conocidaHace diez años, descubrí la provincia de Nuevo Brunswick (NB). Con una población de 800 mil habitantes, NB está ubicada en la parte este de Canadá. Este lugar tiene tres de sus cuatro fronteras frente al mar o al Golfo de San Lorenzo. Al oeste, NB comparte frontera con Estados Unidos y con la provincia de Quebec. Y al centro, hay paisajes magníficos con una cadena de montañas que llamada los Apalaches.

La Bahía de Fundy es uno de esos paisajes que corta el aliento, con sus mareas muy largas. El nombre de Fundy fue dado como apellido a esta bahía por los portugueses que la llamaron Río Fundo (río profundo). Las fuertes mareas de la bahía de Fundy, de más de 21 metros, son reconocidas en todas partes del mundo. Una leyenda de los micmac, los nativos que vivían en esta región cuando llegaron los europeos, dice que las mareas de la bahía de Fundy son causadas por una ballena gigante que agita el agua.

La historia de los habitantes de NB es muy interesante. Hoy en día, más o menos un tercio de la población es de origen francés. La mayoría vive en el norte y el este de la provincia. Un suceso importante que marcó la historia del lugar fue la deportación, en 1755, de los habitantes franceses llamados acadiens. Varios de ellos fueron trasladados a lugares como Louisiana, que entonces era parte de Francia, o hacia el noreste de los Estados Unidos. Muchos de los habitantes huyeron y se escondieron en el bosque, donde vivieron con los habitantes nativos por décadas. Esta deportación —que algunos llaman “la gran molestia”— fue ordenada por los anglosajones y tenía el objetivo de fastidiar al pueblo francés de Canadá (conocido como Nouvelle-France en estos años). Muchos de ellos regresaron donde estaban sus raíces y sus descendientes todavía viven en las provincias atlánticas. Otros se instalaron en otros países o regiones. Los que eligieron quedarse en Louisiana se llaman ‘cajun’, que es una variación corta para ‘acadien’.

Es interesante que, en 2022, las poblaciones inglesa y francesa vivan juntos en la única provincia de Canadá que tiene dos idiomas oficiales: el francés y el inglés. Claro que hay algunos conflictos, pero muestra la capacidad de la gente de sobrevivir a ese tipo de desafíos y de guardar y proteger su idioma y su cultura. Es un desafío que tiene la población francesa a través de Canadá —pero eso es otra historia—. Dada la población inglesa y francesa que comparten territorio, se desarrolló una lengua particular que se llama "Shiac". Ese dialecto es una mezcla de francés e inglés que se desarrolló en la región de Moncton y que es más común en esta región. Se usa en muchas canciones, como por ejemplo las de Lisa LeBlanc, una cantante muy conocida en las regiones francófonas de Canadá.

A pesar de que tiene una población muy pequeña, la provincia ofrece una gran oferta de actividades para los turistas que quieran descubrirla, ya sea en verano o en invierno, con actividades culturales al aire libre. Claro que hay muchos deportes de agua, como el kayak, los veleros u otros practicados con otro tipo de embarcaciones, así como natación, submarinismo, o pesca en el mar o en los magníficos ríos. En estos ríos se puede pescar salmón, un deporte que requiere mucha destreza y fuerza. Hay también muchas ciclopistas o pistas para caminar en la montaña o en el bosque. El camping es muy popular en el verano y se puede alquilar un tipo de carpa de lujo que se llama yourte.

En el invierno, la provincia tiene largas pistas de 'ski-doo', las cuales permiten a los visitantes explorar varios sitios. Además, hay muchos lugares donde se puede practicar el esquí de fondo, patinar o también hacer esquí de montaña.

Tengo la suerte de vivir en Nuevo Brunswick una larga temporada cada año. Elegimos vivir allí la mayoría de los veranos porque tenemos allá un velero que nos permite navegar en la bahía de Nipisiguit, que nos conduce hasta el Golfo de San Lorenzo. Frecuentemente vemos ballenas o delfines. Una vez vimos siete ballenas juntas cerca del velero. Otras veces salimos de la casa muy temprano y vemos el amanecer sobre el mar. Es un espectáculo absolutamente fabuloso.

Por último, la gente de Nuevo Brunswick es acogedora y en todas partes encontramos gente que, al final, se han convertido en nuestros amigos.

 

*Estudiante de Canadá del curso de Redacción
UNAM-Canadá, Gatineau, Quebec

Imagen de la autora


Visiten el blog de la revista, donde podrán escribir opiniones y comentarios de este artículo:
http://www.floresdenieve.cepe.unam.mx/blog/index.php/2022/06/29/una-provincia-de-canada/