LOADING

Los retos de las parejas interculturales

Branka Arrivé*

Los retos de las parejas interculturalesEn las sociedades contemporáneas no necesitamos viajar muy lejos para encontrarnos con personas cuya cultura difiere de la nuestra o incluso choca con ella. El fenómeno del multiculturalismo está presente en la mayoría de los países del mundo actual, pero el nivel de integración y las posibilidades de educación común y matrimonios mixtos difieren de un lugar a otro.

Cuando nos preguntamos por qué surge el fenómeno de las parejas mixtas presuponemos que estas parejas se apartan de la norma. Pero la norma en sí misma ha evolucionado a lo largo del tiempo y el espacio. Hasta hace algunos siglos, en Europa Occidental, el matrimonio entre primos hermanos era perfectamente aceptable y sigue siendo aceptable en algunos países hoy en día. Por otro lado, existen sociedades que son estrictamente exógamas, donde los miembros de una tribu deben casarse con miembros de otra tribu, aparentemente para reducir el riesgo de incesto. Por tanto, es importante relativizar la normalidad.

En sociedades donde la identidad está firmemente arraigada en el origen étnico o racial o la religión, es menos probable que surjan parejas mixtas, incluso por poco tiempo. Sin embargo, si la identidad se ve como un conjunto de valores, los otros factores se vuelven menos importantes (aunque nunca despreciables) y las parejas mixtas no se ven como una divergencia de la norma.

Las parejas interculturales son muy habituales incluso en sociedades que las desaprueban, si por parejas también entendemos relaciones a corto plazo. La atracción y el amor no están limitados por lo que es socialmente aceptable, pero la imposibilidad de una pareja para encajar en al menos un tipo de estructura social probablemente signifique su fin.

Los retos de las parejas interculturalesEl deseo de aceptación a veces hace que un lado de la pareja borre su identidad tanto como sea posible para acercarse a la norma percibida. Las parejas mixtas no siempre son tolerantes con las diferencias del otro, especialmente cuando se trata de religión e idioma. Hay casos de presión de conversión para que la pareja sea aceptable para la familia, así como presión para no enseñar a los niños un idioma minoritario que uno de los miembros de la pareja no entiende o simplemente tiene menos prestigio. E incluso si ambas partes abrazan las diferencias entre sí, la crianza de los niños plantea cuestiones espinosas. ¿Vamos a circuncidar a nuestro hijo? ¿Permitir que nuestra hija tenga múltiples parejas sexuales antes de casarse (si es que alguna vez lo hace)? ¿Celebrar tus fiestas religiosas o las mías? La exposición a otras culturas desde la primera infancia puede ayudarnos a prepararnos para estas preguntas y comprender qué podemos tolerar y qué no.

Estas diferencias son relativamente fáciles de superar si ambas partes respetan la cultura del otro e insisten en el mantenimiento de la cultura de su pareja al menos tanto como la suya propia. Pero incluso la pareja más tolerante locamente enamorada no puede sobrevivir mucho tiempo sin una estructura social que los acepte, y si permanecer juntos implica romper los lazos con la familia o emigrar, la relación se pone a prueba, algo a lo que las parejas "normales" no están expuestas.

Por lo tanto, si te enfrentaras a la elección de vivir en una unión socialmente aceptable con una persona que no amas y una unión socialmente inaceptable con una persona que amas, no te apresures a decidir.

*Estudiante de Serbia del curso Español 5
 CEPE-Polanco, UNAM, Ciudad de México

Imágenes: Canva


Visiten el blog de la revista, donde podrán escribir opiniones y comentarios de este artículo:
http://www.floresdenieve.cepe.unam.mx/blog/index.php/2022/06/14/parejas-interculturales/